Espacio en obras

Posted in Cucarachas currando with tags , on diciembre 28, 2007 by cucarachareina

Mira que he visto páginas con la típica frase: “Perdonen las molestias, espacio en obras”; y mira que he visto dibujos divertidos para disculpar la ausencia de contenido.

Pero como ésta, no he visto ninguna ………

Pagina Web Obras

Trabajo Duro

Posted in Trabajos sucios de cucarachas with tags , , on diciembre 28, 2007 by cucarachareina

Curiosa campaña de publicidad.
Y nosotros que pensabamos que el trabajo de oficina era duro …..

Trabajo Duro

Mal día en la oficina

Posted in Videos en su habitat with tags , on diciembre 26, 2007 by cucarachareina

La vida de una cucaracha

Posted in Cucarachas trabajadoras with tags , , , on diciembre 20, 2007 by cucarachareina

“Se calcula que las cucarachas han estado presentes en la tierra desde hace más de 300 millones de años. Incrustaciones en ambar demuestran que han sufrido escasas mutaciones desde entonces.”

He aquí una de las primeras similitudes que me llevan a pensar que somos unas cucarachas. No es por qué yo vaya a vivir cerca de 300 millones de años (madre mía, la vida se me haría muy larga y seguro que, al final, incluso me aburría); es por qué cada día en mi trabajo, en mi puesto, en mi empresa, me da la impresión que llevo mucho tiempo, más del que debería llevar. Y de las “mutaciones” mejor no hablamos; por que por cambiar, no me han cambiado ni la silla desde que entré.

Por otro lado, la vida de cucaracha tampoco es tan mala como la pintan. La rutina de una cucaracha le hace más fuerte; el día a día es una verdad incómoda que soportas con el mayor corage y rabia posible. Tiene su lado bueno; ya conoces a todos tus compañeros, a tu jefe, los procesos de trabajo diario.

Lo más divertido es cuando entra una “nueva cucaracha”; esa cara de miedo que ves en su rostro, al mismo tiempo mezcla de ilusión y timidez. Ya pueden decirte (ó intentar venderte la idea) de que su puesto es fundamental, qué es el candidato más preparado que ha pasado por tu colmena; da igual, sabes que, al final, terminaran fumigandolo como al resto. Y que, con suerte y mucho trabajo, terminará siendo una cucaracha más; estará en su puesto por los siglos de los siglos, no se extinguirá nunca, no mutará, su caparazón se volverá duro por el desgaste, y que, como una cucaracha más, se esconderá en los más reconditos agujeros para ver cómo su vida pasa sin pena ni gloria.